As tres costureiras

Cancioneiro da seitura de Manzaneda e Terras de Trives

O presente traballo de Xosé Lois Foxo recolle a herdanza intanxible traducida nos cantos e músicas que predominaban en Manzaneda e na contorna das Terras de Trives antes da invención dos discos e da radio. Os cantos de seitura e os cantos de folións son as músicas máis emblemáticas e teñen unha longa tradición histórica na comarca e o cancioneiro compila máis de cento oitenta destas pezas musicais, transcritas e editadas, acompañadas dos seus orixinais en audio e distribuídos nun lapis dixital que acompaña a publicación.

As tres costureiras


PLACÍN (SANTIAGO), Manzaneda, Ourense

Compilador: Xosé Lois Foxo

Tipo: música

Contido

Recollida de Clotilde Salgado García de Placín

Detalles

En la provincia de Córdoba
vivían tres costureras
de muy buenas condiciones
las tres estaban solteras.

Una se llamaba Flora
y la otra Genoveva
y Dolores se llamaba
la otra que era más nueva.

Trabajaban las tres juntas
muchos años "nunha" tienda
obras finas para el pueblo
y también para la iglesia.

Alhajas no las tenían
pero tenían monedas
vestidos de varias clases
y enguarnecidos de seda.

Un joven la pretendió
a Dolores la más nueva
para casarse con ella
le habló de esta manera:

- Si quieres tomar estado
yo también lo tomaría
dame tu mano derecha
que yo te daré la mía.

Han contraído matrimonio
como lo mandó la iglesia
vivieron muy santamente
con honradez y nobleza.

El joven tenía su madre
le era un poco muy villana
y él para arreglar su vida
se embarcó para la Habana.

Su mujer quedó en casa
muy triste y desconsolada
viviendo junto a su suegra
quedando embarazada.

Llegó el tiempo de dar la luz
el fruto de sus entrañas
nacieron dos inocentes
un infante y una infanta.

Determinaron las dos
la abuelita y la partera
de "acultar" los dos niños
trataron de esta manera.

De envolverlos en pañales
de algodón y de hilo
y meterlos "nun" cajón
para echarlos al río.

(Estrofas non incluídas no documento sonoro)

La Dolores preguntaba
por sus hijos muy amante
y las dos le contestaron
se murieron al instante.

Al fin los echan al río
donde no viera la gente
muy pronto los transportó
a lo lejos la corriente.


Andaba un hombre a las truchas
con una caña las cogía
y vio venir el cajón
lo sacó para la orilla.

Oh Dios de misericordia
Sagrada Virgen María
cuando abrió el cajón
las dos criaturas venían.

Se quedó todo asustado
de esta manera decía:
-Voy llevarlas para el pueblo
y dar parte a la justicia.

Los estrechó en sus brazos
y vio que tenían vida
muy pronto los ha llevado
junto a una mujer de cría.

Le contó lo sucedido
sin dilatarse un momento
los estrechó en sus brazos
y a los dos le dio su pecho.

Con caridad encendida
y dolor de corazón
arregla los angelitos
teniéndoles compasión.


Al fin los han bautizado
con su padrino y madrina
llámase el niño José
y la niña Josefina.

Porque eran tan hermosos
como un mismo lucero
los han criado en su casa
con educación y esmero.

Había allí una ermita
de la Virgen del Pilar
donde los dos hermanitos
siempre iban a rezar.

Acudía mucha gente
el día de la función
porque hacía muchos milagros
a quién tenía devoción.

Estando un día Dolores
trabajando en su oficio
al lado de su marido
de esta manera le dijo:

- Tengo una promesa hecha
a la Virgen del Pilar
si la Virgen nos ayuda
la iremos visitar.

Llegó el día feliz
y la hora de marchar
con muy grande devoción
a la Virgen del Pilar.

Llegado al santuario
fueron a pedir posada
a la casa de los amos
donde los niños estaban.

Salió al punto la patrona
una mujer virtuosa
que al joven le preguntó:
- ¿Esa señora es su esposa?

Si señora le responde
no tengo porque negarlo
nos casamos por la iglesia
hace ahora nueve años.
El veinticuatro de marzo.

Es que tengo aquí una niña
que en mi casa la he criado
y se me imita a su esposa
por eso lo he preguntado.

Al fin le dio la posada
suben para la cocina
donde estaban los dos niños
José y la Josefina.

Que retrato de sus padres
que rostros más parecidos
que sin saber donde eran
decían que eran sus hijos.

Dígame usted estando
la cena "pronte"
y la mesa preparada
y los dos niños sentados
la Dolores preguntaba.

Dígame usted señora
cuénteme la verdad clara
donde ha traído estos niños
que me están robando el alma.

La patrona le responde
estas siguientes palabras:
- Los he sacado del río
un día por la mañana.

Venían los dos juntitos
en un cajón de tabaco
hace ahora ocho años
el día cuatro de marzo.

Han cumplido la promesa
con muy grande devoción
y a su casa se marcharon
sin ninguna detención.

La madre los esperaba
por momento a los dos
y luego que han llegado
dieron mil gracias a Dios.

Qué le hizo usted a mis hijos
entre usted y la partera
que a Dolores le faltaron.

Porque he tenido una luz
que fue del cielo enviada
que aparecieron dos niños
un día por la mañana.

Venían los dos juntitos
en un cajón de tabaco
hace ahora ocho años
el día cuatro de marzo.

Hijo de mi corazón
yo te cuento la verdad
son tus hijos y mis nietos
por las señas que me das.

Con pruebas de los vecinos
y documentos del cura
fueron a buscar sus hijos
para su casa sin duda.

Le dieron dos mil pesetas
al ama de los muchachos
y a la Virgen del Pilar
les han dejado otras tantas.

Y a su casa dieron vuelta
con José y la Josefina
y aquí se acabó la historia
viva la Virgen María.

Categoría

Romances

Imaxes

Non hai imaxes na peza


Outras pezas na mesma zona