Clarisa

Cancioneiro antropolóxico. Quiroga, Ribas do Sil, Montañas do Lor.

Esta colección é froito do traballo de selección e estudo antropolóxico, que levou a cabo o profesor Xosé Luis Foxo nun espazo que abrangue as denominadas "Terras do Lor e do Sil", é dicir, os concellos de Quiroga e Ribas de Sil principalmente.
Compre destacar a importancia que subxace na recuperación e revalorización da cultura rural popular galega, que neste volume xoga o papel de protagonista. Así mesmo, axuda a reconstruir a identidade do pobo galego, a súa historia e a sua tradición.

Aquí atopamonos con un considerable número de pezas resultado do saber popular: cantigas, documentos fotográficos, partituras, lendas, arrolos, etc. Contextualizado e complementado cun estudo antropolóxico que realiza o autor. O seu uso e reproducción pretende ter vías moi distintas, comezando pola simple curiosidade do visitante da web, ata os centros de ensino e os círculos de investigación de distintos eidos culturais.

A labor de difusión e dixitalización de estas coleccións por parte do Consello da Cultura Galega ten o obxectivo de recoñecer o papel dos sons, das cantigas, e en definitiva, da música. A música que sempre estivo presente no día a día da sociedade, e máis no rural como nos mostran os cantos referidos a actividades de labor, a periodos ou festividades do ano, etc. A obra de Xosé Luis Foxo permite comprender como era o abanico musical das terras bañadas polos río Lor e Sil, ofrecéndonos unha visión esclarecedora a través do seu estudo antropolóxico.

Clarisa


Vilanuíde, VILANUIZ (SANTO ANTÓN), Quiroga, Lugo

Compilador: Xosé Lois Foxo

Tipo: voces

Contido

Recollida de Asunción Rodríguez Lorenzo

Detalles

En la ciudad de Segovia
en una aldea muy cercana
habitaba Don Jacinto
habitaba Don Jacinto
con su esposa Doña Ana.

El cielo le dio una hija
que Clarisa se llamaba
otras más hermosa y bella
otra más hermosa y bella
en el pueblo no se hallaba.

De los trece a los catorce
un vecino la rondaba
con muy malas intenciones
con muy malas intenciones
que Francisco se llamaba.

Una tarde la cogió
y le dice estas palabras
si tus padres son "gustantes"
si tus padres son "gustantes"
yo contigo me casaba.

Tú sabes soy una niña
mis padres no saben nada
que si mis padres se enteraran
que si mis padres se enteraran
me pueden dar en la cara.

Pues tú calla no te apures
que todo se ha de arreglar
que queriéndonos los dos
que queriéndonos los dos
nadie lo puede privar.

Ha pasado algún tiempo
con aquellas relaciones
pero el infame traidor
pero el infame traidor
con muy malas intenciones.

Clarisa se sintió mal
y a su novio le decía
ahora es del casamiento
ahora es del casamiento
si me olvidas soy perdida.

No me olvides ten conciencia
no me olvides por tu alma
tú sabes soy una niña
tú sabes soy una niña
mis padres no saben nada.

Pues tú calla no te apures
que todo se arreglará
a la noche voy a tu casa
a la noche voy a tu casa
a contárselo a tus padres.

Clarisa estuvo esperando
el reloj las doce daba
la pobre niña llorando
la pobre niña llorando
se metió en una sala.

Su padre que la sintió
que a eso no acostumbraba
se levanta de la cama
se levanta de la cama
y a su hija se abrazaba.

Que tienes hija querida
cuéntame la verdad clara
en otra segunda parte
en otra segunda parte
daré fin a lo que manda.

Al poco tiempo Clarisa
tuvo un niño muy bonito
sus abuelos le pusieron
sus abuelos le pusieron
con el nombre Manolito.

Cuando se enteró Francisco
que un niño había tenido
fue a casa de Clarisa
y así le dijo:

-Traigo una cosa pensada
si la quieres aceptar
que vayas a Barcelona
que vayas a Barcelona
unos años a criar.

Tus padres sabes son pobres
los míos no me lo dan
y así nunca tendremos
y así nunca tendremos
con nosotros capital.

Si tú lo dices así
lo tendremos que aceptar
lo pero es de mi hijo
lo peor es de mi hijo
a quién se lo voy a dejar.

Se lo dejas a tus padres
que te lo vayan criando
y le mandas el dinero
y le mandas el dinero
según lo vayas ganando.

Se marchó a Barcelona
y tomó colocación
con un famoso comerciante
con un famoso comerciante
que muy bien se colocó.

Ganaba todos los meses
según se había ajustado
y le mandaba el dinero
y le mandaba el dinero
según lo iba ganando.

El dinero que Clarisa
a ustedes les había mandado
que me dijo a mi Clarisa
que me dijo a mi Clarisa
que lo metiera en el banco.

Yo tengo dos mil pesetas
que mi hija me ha mandado
que yo nada le gasté
que yo nada le gasté
todo lo fui ahorrando.

Y el día de la boda
a los invitados les dice
que lo tengan por callado
que lo tengan por callado
que no se entere Clarisa.

El padrino de la boda
tanta lástima le dio
que sin detenerse nada
que sin detenerse nada
una carta le escribió.

Sabrás Clarisa del alma
que Francisco se ha casado
el dinero que tenías
el dinero que tenías
a tus padres le ha robado.

Ella al coger la carta
se quedaba pensativa
al amo pidió la cuenta
al amo pidió la cuenta
y a su casa se venía.

Al despedirse de ellos
se le parte el corazón
ha llegado a su casa
ha llegado a su casa
el día de la función.

Cuando Francisco y su esposa
iban a la romería
y se encuentran con Clarisa
y se encuentran con Clarisa
hablando con una vecina.

Y le dio las buenas tardes
ella temblorosa decía
os voy hablar dos palabras
os voy hablar dos palabras
y os marcháis enseguida.

El dinero que a mis padres
vosotros le habéis robado
yo ahora en buena forma
yo ahora en buena forma
yo venía a reclamarlo.

No te llegaría bien
el de llevar mi honor
si no el infame robarme
si no el infame robarme
hasta mi propio sudor.

Dinero tuyo no tengo
sácate delante de mí
porque si no te retiras
porque si no te retiras
yo daré fin a tu vida

Y sacando un cuchillo
que en la cintura llevaba
si no te sacas de aquí
si no te sacas de aquí
yo termino con tu vida.

Ella sacó una pistola
que escondida llevaba
contra el cuerpo de Francisco
contra el cuerpo de Francisco
tres veces le disparaba.
Él cayó al suelo
dando gritos de dolor.

Con la pistola
tendré que hacer lo mismo
"pa" no verme despreciada
"pa" no verme despreciada
ni morir en un presidio.

Y para que así no sea
una carta escribiré
y con estos proyectiles
y con estos proyectiles
mi vida terminaré.

Señor alcalde del pueblo
señor juez de la cilla
yo soy la reo del hecho
yo soy la reo de hecho
porque me veo aburrida.

Un hijo tuve de él
jurando de no olvidarme
pero el infame traidor
pero el infame traidor
con otra quiso casarse.

Pero eso ya no importa
muy bien que se hubiera casado
lo que importa es el dinero
lo que importa es el dinero
que a mi padre le ha robado.

Adiós hijo de mis entrañas
que a tu madre no has conocido
mi corazón sufre y llora
mi corazón sufre y llora
por no abrazarte hijo mío.

No siento morir tan joven
ni de que mi vida se acabe
lo que siento es el disgusto
lo que siento es el disgusto
de mi padre y de mi madre.

Imaxes

Non hai imaxes na peza


Outras pezas na mesma zona